domingo, 28 de noviembre de 2010

3ª PARTE DOSSIER AYYYT




DOSSIER AAYYT (ASOCIACIÓN ARAGONESA DE YOGA Y YOGATERAPIA TRASNPERSONAL. 2007-20010





P

Yoga'nl'ParkeWeb7. YOGA EN EL PARQUE GRANDE DE ZARAGOZA. MAYO Y SEPTIEMBRE 2009. MAYO 2010

TESTIMONIO DEL I DÍA EN EL PARQUE GRANDE DE ZARAGOZA, REVISTA Nº 67 Y Nº 68 AEPY, 2009

De sol a sol : Yoga

El sábado 26 de septiembre, a lo largo de todo el día, cerca de 300 personas compartieron la práctica de Yoga en el Parque Grande de Zaragoza; gracias a la generosa invitación del Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de la Ciudad. Lo que a continuación se relata es una información sobre una preciosa experiencia que algunos tuvimos la suerte de vivir y compartir, pero es también una invitación para ampliarla a otros parques, a otras ciudades y pueblos españoles.

Desde las ocho de la mañana hasta las nueve de la noche, el Parque transformó varios de sus espacios en salas de Yoga, ambientadas sobre una tupida hierba y rodeadas de arbolado variado, un cielo azul luminoso y un prana inmejorable. Desde que comenzó a despuntar el día y hasta que nos envolvió la noche, varios profesores de Zaragoza impartieron sesiones de Yoga abiertas a todos, mayores, mujeres, hombres, niños, discapacitados, practicantes habituales y principiantes; cada uno desde su momento vital. Formas de hacer diferentes, ricas, variadas, atrevidas,... Yoga, UNIÓN, armonía, respiración, relajación, comprensión, compasión.

Para todos y cada uno de los que compartimos esta jornada, algunos unas horas otros todo el día.... fue una experiencia inolvidable, de las que dejan huella. Hubo reencuentros, alegría, sorpresa, “espacios internos” que se movieron en cuatro lugares distintos, en momentos diferentes, y todos ellos en el marco de la práctica continúa hacia esa experiencia de YOGA que nos hace a todos compartir con corazón.

La jornada comenzó a las 7,30 h. con el encuentro de los voluntarios que de manera generosa y altruista iban a trabajar en la organización del día. Se prepararon los espacios a lo largo del Rincón de Goya y el paseo de los Bearneses, con una tarima de medio metro de altura en cada uno, donde alumnos y profesores mostraban los ejercicios que se iban proponiendo, para facilitar su sesión a aquellas personas que eran “novicias” en la práctica de Yoga. También se colocaron algunas esterillas que invitaban a los indecisos a participar, incienso... Luego, cada profesor aportaba en su tiempo de práctica lo que consideraba adecuado para desarrollar mejor su enseñanza: dossieres, cuencos, campanas, etc.

A las 8 h., Pilar Inigo dirigió una sesión en la que se dió la bienvenida al sol que asomaba por los límites del Parque. A través de la postura de la Demanda, se pidió PAZ para ese día de otoño que apuntaba generoso. No había cierzo y la temperatura era suave. Una meditación en el silencio interno y externo llevó a los participantes a cerrar la sesión con un abrazo canalizado hacia el “sentir”. Una Única Voluntad dirigía ese día y todos los presentes participábamos en la acción.

A las 10 h. Ángel Peiró, Teresa Pellejero y Sergio Azón, dirigieron sesiones en otros tantos espacios, a las que se incorporaron más zaragozanos, muchos practicantes y algunos que por primera vez experimentaban una sesión de Yoga; también en este horario los niños pudieron participar.

A las 12 h., cuando el Parque comenzaba a animarse con la presencia de numerosos visitantes, algunos para participar en el encuentro y otros como curiosos espectadores, Manuel Morata y Marta Arroyta impartieron sendas sesiones de Yoga."

A las 16 h. Neelam Olalla y Eva Gómez continuaron compartiendo su práctica de Yoga con entusiasmo y ganas, a pesar de la dificultad del horario.

A las 18 h. el Yoga estaba muy presente y la tarde acompañaba con una temperatura agradable y el sol siempre presente colándose entre los árboles. Más participantes se fueron incorporando a las sesiones. A esa hora, Raquel Budría, Isabel Serrano, Genma Vidal y María Carmen Pellejero continuaban con las sesiones en diferentes espacios. Lydia Galdámez con los niños...

Una bonita energía llenaba el Parque de calma, alegría, comprensión, juego, gratitud, experiencia.... El sol se fue ocultando...

Durante todo el día, el espíritu generoso del parque, su vegetación, el agua de sus estanques y fuentes, toda su naturaleza, nos había acogido... Al anochecer, sobre las 20 h., cerca de 100 personas formamos un círculo y una única voz a través del OM.

El Parque rebosaba energía y nos impregnamos de ella fluyendo en una sinfonía de sensaciones indescriptibles... Todos nos fundimos en un gran abrazo que culminó un día inolvidable.

Había agradecimiento y alegría por haber sido capaces de reunirnos en lo que nos une y no en lo que nos separa, posibilitando una experiencia que como decíamos al principio, os animamos a fomentarla en otros parques, otros pueblos o ciudades.

¡Nadie recibió nada, Todos nos llevamos Todo!

8.Yoga en el Centro Penitenciario de Daroca. Mayo 2010

carcel

TESTIMONIO DE CARMEN BADESA DE LA SESIÓN DE YOGA DEL 26 DE JUNIO DE 2010

P. RESPIRATORIA.

· Shavasana.

· Alusión a los yoga Sutra que habíamos comentado en la charla inicial: AHORA EMPIEZA EL YOGA, YOGA ES DETENER LAS FLUCTUACIONES DE LA MENTE, ES ASÍ COMO EL VIDENTE MORA EN SU PROPIA NATURALEZA.

· Objetivo: Calmar la mente. Dejar de pensar y sentir.

· Compromiso con la atención. Observar cómo está la mente después de la charla que habíamos tenido. Observar los pensamientos y dejarlos pasar imaginando que son nubes y que el viento los aleja poco a poco. Conectar con el presente, con la quietud, a través de la respiración. Inspirando contraer todo el cuerpo y expulsando relajar cada zona muy despacio. Soltar.

· Sentir la R sin intervenir. Comenzar a alargar la expulsión. El regalo de la respiración.

· Trabajo de la R en los 3 niveles, con las manos puestas en cada zona. Evidente dificultad para mover el 2º nivel. Aproximación a bastrika.

· R. con brazos, incorporamos el movimiento. Comienzan los bostezos.

· Shunya.

· R. con el feto dinámico (manos entrelazadas detrás de nuca, plantas al suelo, expulsando nos cerramos).

· Piernas flexionadas, plantas al suelo, brazos en cruz, palmas al suelo, inspirando en el centro, expulsando la cabeza va hacia la derecha y las piernas hacia la izquierda. Soltar, verbalizar el suspiro sintiendo que el aire sale del abdomen, forzando la expulsión, vaciando…más bostezos, inesperada relajación para algunos que muestran cierta timidez ante la expresión de esa relajación.

· Shunya

KARANAS

· Advasana. Sentir el cambio, dejarse acoger por el suelo, abandonarse a su apoyo.

· Sarpasana dinámico, 1º al ritmo de la respiración, luego dándole ritmo.

· Advasana. Sentir el cambio, en un momento dejamos de hacer para descansar. Más bostezos, tos, y más muestras de extrañeza ante la relajación.

· Yoga mudra. Masaje mental hacia la zona lumbar. Soltar los hombros hacia el suelo que les acoge. Estirar los brazos hacia delante como si fueras un gato y suavemente hacia detrás para volver a sentarte sobre talones. Acercamiento al primer movimiento de las bielas.

· Vajrasana. Sentir la transparencia de un diamante, su fuerza y su belleza…

ASANA

· Ardha bhujangasana, fijando un punto en el suelo con el que establecen una mirada de complicidad, de amistad, de confianza que les ayudará a mantener el equilibrio.

· Descanso en el diamante.

· Yoga mudra

· Shavasana. Sentir el trabajo.

· Vajeroli asana. Voluntad para mantener el esfuerzo. Fuerza serena, nacida de la confianza.

· Garbasana, balanceo sobre la espalda

· Shavasana. Sentir el cuerpo. Descansar, todo cambia en un momento. Repaso del cuerpo y relajar. Recoger los beneficios de la sesión

· La demanda. Dar y recibir. Fluir.

TESTIMONIO DE CARMEN BADESA DE LA SESIÓN DE YOGA DEL 24 DE JULIO DE 2010

PREPARACIÓN RESPIRATORIA.

· CONCIENCIA DEL CUERPO, REPASO ZONA POR ZONA.

· TOMA DE CONTACTO CON LA RESPIRACIÓN

· OBSERVAR LA R. NATURAL Y POCO A POCO IR INTERVINIENDO.

· MOVER ABDOMEN, PECHO Y CLAVÍCULAS DÁNDOLE RITMO POCO A POCO, cada zona se visualiza de un color.

· TRABAJAR LOS 3 NIVELES Y LAS 4 FASES. TRAS PRACTICAR UNOS MINUTOS, UNIMOS COLORES: ROJO, VERDE Y AZUL, PARA CENTRAR MÁS LA MENTE Y CALMARLA A TRAVÉS DE LA CONCENTRACIÓN.

· EXPULSIONES EN GARBASANA: RODILLA-FRENTE Y CON LAS DOS RODILLAS

· SHUNYA: VISUALIZANDO QUE CON LA EXPULSIÓN SALE TODO LO QUE YA NO NECESITAMOS. 3 VECES EMITIENDO EL SONIDO –A-

· RESPIRACIONES EN QUIETUD, COMPROBANDO CÓMO ESTAMOS AHORA. Seguimos con los colores, parece centrarles bastante, siento que le facilita el movimiento.

P. CORPORAL.

· DOS RESPIRACIONES DE PIE ELEVANDO BRAZOS, DOS MÁS EN UTTITA TADASANA.

· MOVIMIENTO DE ARTICULACIONES EN EKAPADA: tobillo, caderas, hombros, brazos, cuello.

· GIROS HACIENTO EL MOLINILLO, GOLPEANDO SUAVEMENTE EL CUERPO

· PUENTE, AUMENTANDO EL RITMO POCO A POCO

· RODILLAS AL PECHO, BALANCEO

· AROHARASANA EN MOVIMIENTO, ABRIENDO PIERNAS EN –V- AL EXPULSAR

· RODILLAS AL PECHO

· SENTADOS, PIERNAS ABIERTAS, FLEXIONES

· VARIAS RESPIRACIONES TUMBADOS EN EL FETO HACIA LA DERECHA, DIBUJAMOS UN ARCO IRIS CON LA MANO IZDA, QUE SEGUIMOS CON LOS OJOS HASTA QUE BAJA TOTALMENTE HACIA EL SUELO. LAS RODILLAS ESTÁN FLEXIONADAS HACIA LA DERECHA

· ASANA

· ADVASANA

· POSICIÓN CUADRÚPEDA, PASAR FÁCILMENTE DESDE ESTA POSICIÓN AL PLANO INCLINADO. CONECTANDO CON LA FUERZA SERENA.

· YOGA MUDRA. CONCIENCIA DEL PASO FÁCIL DEL ESFUERZO A LA RELAJACIÓN.

SHAVASANA. RELAJACIÓN ZONA POR ZONA, IGUAL QUE HABÍAMOS COMENZADO. NOS DAMOS CUENTA DEL CAMBIO QUE SE HA PRODUCIDO.

UN ESTIRAMIENTO ANTES DE LEVANTARNOS PARA ABANDONAR LA SALA.

POESÍA DE CARMEN BADESA CENTRO PENITENCIARIO DE DAROCA. 2009-2010

PRISIONERO

La frialdad de un error

dejó sus vidas en pausa,

y un oscuro amanecer

apagó la luz de la ilusión.

El sol,

exiliado en la periferia del alma,

se acurrucó entre sus rayos

y disimuló el dolor.

La resignación cicatrizaba sus heridas.

Mientras,

la soledad vivía

en los mundos inventados

por el eco de su voz…

Sueños rotos por la inercia.

Venenos a flor de piel.

Rabia que vive en la sangre

y encarcela los deseos de un corazón de papel.

Prisioneros del destino,

rehenes de su propia confusión,

latidos al compás del miedo y la tristeza,

melodías ocultas en el interior.

Sonidos desafinados

buscan la compañía

de su propia vibración.

En silencio,

la libertad prohibida,

resuena,

sin pausa,

entre los rígidos muros

de la prisión.

CARMEN BADESA MONREAL

Daroca 2010

cabeceroCENTRO9. METODOLOGÍA DEL TRABAJO EN GRUPO

Este dossier y todo lo que contiene es posible gracias a un equipo que ha hecho y sigue haciendo un profundo trabajo de conocimiento interior a través de una concreta metodología que llamamos Yogaterapia.

Buda dijo: “Debemos ser una lámpara dirigida hacia nosotros mismos”.

En sentido literal, la palabra "Yoga" es Samadhi, Unión de lo que se separó en el juego cósmico; el término "terapeuta" en griego es “el que acompaña”. Yogaterapia viene a ser una metodología para “acompañar” hacia ese estado de Ser. Un método a base de técnicas que beben de fuentes orientales y occidentales. Todas las vías de Yoga: Hatha, Mantra, Kundalini, Raja, Karma, Bhakti, Jnana sirven en ese proceso de acompañar. La práctica de Hatha yoga posibilita un cuerpo y una mente sanos. La práctica de Karma, la consciencia en la acción sin esperar resultados es un principio básico de salud psicológica que disminuye los niveles de ansiedad y la vía Bhakti abre a vivir más allá del pequeño “ego”.

De fuente occidental son las técnicas psicológicas que pueden aplicarse en Yogaterapia. Depende de la formación del profesor, instructor, terapeuta, aplicar unas u otras. Todas son instrumentos válidos. Entre éstas se encuentra el “RAPPOR”, entendido en el sentido de CONFIANZA en el método y en el terapeuta. Según estudios realizados sobre el éxito en las terapias. Éste depende en un 50 % del entusiasmo y confianza que se ponga. Vendría a ser en la tradición oriental el “anhelo en la búsqueda espiritual”. También la VERBALIZACIÓN, a través, en ocasiones de diálogos socráticos de la persona consigo misma o con el/la instructor/a ayuda a encontrar las respuestas. Así también, la terapia Gestalt, el Focusing, la Psicosíntesis y muy especialmente la Respiración Holotrópica; todas ellas técnicas encuadradas en las diferentes escuelas psicológicas que se han desarrollado desde el inicio de la Psicología hasta nuestro días, desde el conductismo hasta lo transpersonal.

El planteamiento del curso para obtener resultados en el avance del proceso es de asistir un día a la semana a las sesiones de Yogaterapia, un día o dos de práctica de Yoga clásico, y algún fin de semana en los talleres de Respiración y Yoga. Además de un seguimiento personalizado cuando el proceso así lo requiere.

¿A QUIÉNES VA DIRIGIDA?

En los últimos tiempos ha cambiado el perfil del alumno de yoga. Mientras hace unos años la mayoría de las personas que se adentraban en la práctica buscaba sobre todo relajarse y obtener una mejora corporal, especialmente en dolencias relacionadas con la columna vertebral, en la actualidad, además de los que se aproximan al Yoga como vía de auto-conocimiento, un alto porcentaje de los que se inician en la práctica presenta índices de ansiedad leve, moderado o severo, con tratamiento farmacológico en algunas ocasiones. Suele concurrir en estos casos una somatización corporal que se traduce en contracturas musculares, úlceras nerviosas, tensión esencial, displacer en general y dificultad para afrontar la vida. Para estas personas la yogaterapia suele resultar muy beneficiosa, al permitirles convertir su situación actual en la oportunidad para encarar lo que suele ser una crisis de crecimiento interior.

Además de su función estrictamente terapéutica, la yogaterapia trata también de apoyar a la persona en su proceso de crecimiento interior, orientándole a la búsqueda de soluciones dentro de sí mismo como camino directo para armonizar los distintos niveles de conciencia. Como dice el Buda: "BUSCA LA LUZ EN TU INTERIOR"

DIAGNÓSTICOS TRABAJADOS CON YOGATERAPIA

A lo largo de los casi diez años que llevamos trabajando en esta línea, hemos aplicado la metodología de yogaterapia a personas con trastornos psicosomáticos diversos, en muchos casos en colaboración con otros profesionales de la salud o específicamente recomendados por ellos.

Debemos puntualizar que el conjunto de técnicas que se trabajan como complemento al Yoga no constituye ninguna panacea sanadora en sí misma. La técnica es sólo un instrumento. No existe corriente, escuela o método que sea capaz de ayudar a la totalidad de sus practicantes, porque es la actitud de cada cuál y sobre todo su nivel de resistencias inconscientes, lo que decanta la balanza hacia la efectividad o no del trabajo realizado. Aunque es cierto que en la experiencia de yogaterapia, la mayoría de los practicantes ha experimentado algún tipo de mejoría en su proceso.

Podemos hablar en general de tres tipologías distintas en las personas que deciden abordar un trabajo profundo para tratar de aliviar sus trastornos. La primera corresponde a aquéllas que muestran durante el proceso una actitud interior abierta de confianza y abandono; en la segunda incluiríamos a las que aparentemente tienen esa misma actitud, pero no se reconocen una fuerte resistencia inconsciente a cualquier cambio interno; suelen ser grandes consumidoras de variados métodos y técnicas, de cursos de todo tipo y de últimas novedades editoriales, que les ayudan a justificar ante sí mismas y ante los demás su "real" interés en trabajarse dentro; Nietzsche las definió en su frase: "Hay personas que constantemente están hablando sobre sí mismas para no hablar nunca de sí mismas". En tercer lugar hay otro tipo de personas que en cuanto comienzan a profundizar en su mundo huyen despavoridas ante el miedo al cambio que experimentan.

Estos son algunos de dichos trastornos psicosomáticos, a los que nosotros preferimos denominar "procesos", por entender que toda crisis lleva implícita una oportunidad de crecimiento interior:

· Ansiedad en sus distintos grados.

· Estrés post-traumático, fobia social, agorafobia…

· Baja autoestima.

· Depresión.

· Adicciones.

· Anorexia y Bulimia.

· Patologías orgánicas diversas: hernias discales, contracturas musculares, tensión esencial, úlceras nerviosas, fibromialgia, cáncer, entre otras.

· Crisis existencial. Emergencia espiritual.

Y se ha podido constatar, a través de un seguimiento pormenorizado, que la yogaterapia ha ayudado a mejorar a aquellas personas que se han permitido un tiempo para mirar dentro, a través de un afrontamiento valiente de las causas que generan su "dificultad" en ese momento. Como consecuencia de ello, han visto reducidos los niveles de ansiedad que siempre acompañan este tipo de procesos y han iniciado su propia búsqueda.

LA ANSIEDAD

El estado de ansiedad es una sobrecarga energética que se produce debido a que la natural descarga de energía está bloqueada o contenida, a causa de conflictos emocionales. Sus efectos se manifiestan de diferentes modos: a nivel cognitivo, en forma de pensamientos negativos, inseguridad, temor, etc.; a nivel fisiológico, en forma de tensión corporal, contracturas musculares, nauseas o mareos, temblores, malestar de estómago, sudoración, palpitaciones, sequedad de boca, dificultad para respirar o respiración agitada, escalofríos, etc.; y a nivel conductual, en forma de paralización corporal, tartamudeo, dificultad de expresión verbal, tics nerviosos, comida o bebida en exceso, conductas de evitación o huida, etc. Si la carga energética aumenta mucho, existe el riesgo de derivar en enfermedades psicosomáticas como pueden ser la úlcera de estómago nerviosa y no bacteriana, la tensión arterial esencial, el asma u otras cada vez más comunes como la fibromialgia, que se ha definido en tiempos recientes.

Una gran mayoría de autores identifican la ansiedad con el miedo. Y como el miedo es universal, podemos deducir fácilmente que también la ansiedad lo es. El miedo es un mecanismo de supervivencia y por tanto juega un rol muy necesario en cada uno de nosotros. Por tanto, la solución no consiste en erradicarlo ni en reprimirlo sino en aprender a manejarlo convenientemente, o dicho de otra forma, en aprender a manejarnos con él. En cualquier animal, la sensación de miedo provoca una inmediata activación de mecanismos internos que le son indispensables para acometer una de las dos posibles opciones que tiene ante el inmediato peligro: afrontamiento o huida. Es pues un miedo útil, que aprovecha convenientemente porque le surge ante un peligro real o percibido y del que se desprende sin problema una vez ha pasado la situación de riesgo. Pero los seres humanos tenemos una mente pensante que nos lleva en muchas ocasiones a valorar desproporcionadamente las situaciones de riesgo y que además mantiene activo el miedo antes, durante y después de vivir esas situaciones. Si por ejemplo tengo que verme con alguien dentro de una semana y ese encuentro me preocupa, lo más seguro es que no haya una relación directa entre la intensidad de mi preocupación y la realidad de ese encuentro; pero además, estaré toda la semana previa generando ese miedo dentro de mí, lo experimentaré in situ y permanecerá tiempo después alimentado por la valoración negativa que haga del encuentro. Y éste no sólo es un miedo inútil, sino también nocivo, que al coincidir con otros muchos relacionados con mis distintas vivencias cotidianas, se convierte en crónico. Y cuando comenzamos a sufrir sus síntomas, que no son sino sus efectos, a este miedo inútil le llamamos ansiedad.

La ansiedad está pues en la base de muchos trastornos psicosomáticos que aquejan a los seres humanos, con independencia de los síntomas que cada persona padece.

La forma de percibirnos a nosotros mismos, a los demás y al mundo en general, está totalmente mediatizada por nuestros miedos internos. Si entendemos eso habremos dado un paso decisivo para comprender que esa visión con la que nos identificamos plenamente no sólo está distorsionada sino que no tiene nada que ver con lo que realmente somos.

Es innegable que el yoga como ciencia es una vía directa para el autoconocimiento y la autorrealización. Pero nuestra hiperactiva mente occidental y la realidad de la práctica, limitada en la mayoría de las ocasiones al hatha yoga, condicionan mucho sus frutos. Por eso, una adecuada combinación de la práctica de yoga con diversas técnicas psicoterapéuticas ayuda a la persona a conectar de manera más directa con las verdadera raíz de su problema, a la vez que pone a su disposición un conjunto de instrumentos terapéuticos que le van a ser muy útiles para salir de espacios de bloqueo y sufrimiento.

TÉCNICAS UTILIZADAS EN YOGATERAPIA

Además de la aplicación de sesiones específicas de hatha y raja yoga, sin olvidar la actitud yóguica a través de yamas y niyamas, el abanico de técnicas terapéuticas utilizadas en yogaterapia es muy amplio. Desde la psicosíntesis de Roberto Assagioli, sobre todo en su apartado de subpersonalidades, la respiración holotrópica de Stanislav Grof, la bioenergía de Alexander Lowen, el focusing de Gendlin, pasando por dinámicas de grupo inspiradas en la psicología humanista, hasta técnicas cognitivas y conductuales.

A lo largo de la yogaterapia se fomenta igualmente la práctica de otras vías de yoga, especialmente el karma yoga, porque ejercitarla constituye un principio de salud psicológica al desarrollar la atención en el presente y disminuir el continuo deambular de la mente rememorando un pasado que ha quedado definitivamente atrás, o ideando un futuro que nunca aparecerá como soñamos. Entendemos que la práctica es integral y su espacio de aplicación, la vida cotidiana.

Cada una de esas vías o técnicas puede jugar un papel decisivo en función de las necesidades específicas de la persona, siendo de vital importancia la actitud del terapeuta/profesor, que en la línea apuntada por Carl Rogers, debe jugar un papel de compañero de viaje, abierto a facilitar a la persona la completa vivencia del proceso y su posterior integración.

METODOLOGÍA DE UNA SESIÓN DE YOGATERAPIA

Debemos ser una lámpara dirigida hacia nosotros mismos.

Buda

No nos afecta la realidad en sí, sino la percepción que de ella tenemos.

Epicteto

Es imprescindible realizar previamente a la incorporación al grupo una entrevista personal, para tener una idea lo suficientemente clara del diagnóstico y en su caso poder desviar a la persona a un profesional especializado, cuando presenta una patología contraindicada para este trabajo, como puede ser en casos de patología psiquiátrica grave, trastorno de personalidad, esquizofrenia o brote paranoico.

1.- RUEDA DE AUTODIAGNÓSTICO

El grupo se coloca en círculo, con las manos unidas. Se invita al silencio, a la interiorización, a tomar contacto con uno mismo en ese "ahora" y al mismo tiempo a conectar con la energía de grupo, que es un instrumento más, un apoyo a los procesos individuales. Desde ese espacio interno se induce a tomar conciencia de la inmovilidad corporal y de la respiración natural. El practicante debe preguntarse, por ejemplo: "¿Cómo vengo a la sesión? ¿En qué situación está el proceso que estoy trabajando? " y compartir su respuesta con brevedad, desarrollando su capacidad de síntesis, evitando entrar en detalles que dispersarían del tema a afrontar.

La actitud de todo el grupo debe ser de apertura a escuchar desde el corazón a la persona que habla, sin emitir juicios ni opiniones. Sólo el instructor hará algún apunte a la exposición para clarificar si lo considera necesario.

2.- SESION PRÁCTICA.

Esta parte del trabajo de yogaterapia varía también en función del grupo y el objetivo. El profesor seleccionará las técnicas adecuadas atendiendo al diagnóstico del grupo en cada una de las sesiones, ya que cada sesión es única en sí misma.

Relajación En una noche oscura

Con ansias en amores inflamada,

¡Oh dichosa ventura!

Salí sin ser notada,

Estando ya mi casa sosegada.

Juan de la Cruz

En posición de Shavasana el practicante conecta con la inmovilidad, la vivencia del no esfuerzo, el descanso. Se trata de parar en ese momento la actividad, sobre todo mental, que se trae a la sesión y tomar conciencia del comienzo de la práctica, creando un estado de disponibilidad y apertura hacia la misma. Para ello se dirigirá una rápida rotación de la conciencia por las diferentes partes del cuerpo, haciendo hincapié en la inmovilidad corporal, para que haya una predisposición de la mente a aquietarse, a focalizarse.

Durante esta relajación se invita a la persona a conectar con tres ingredientes básicos del camino interior:

Desarrollo de la atención, manteniendo un esfuerzo sereno por percibir el instante a instante, el "darse cuenta" de lo que está sucediendo; actitud de apertura a recibir, a aceptar sus propias vivencias y a ser capaz de expresarlas en su caso, para lo cuál es imprescindible una buena dosis de confianza en sí misma, en el profesor y en el propio grupo que acompaña.

Preparación respiratoria.

La respiración tiene que sustituir a la mente pensante. Si estás en la respiración, estás en el presente.

En yogaterapia es obligado dedicar un tiempo a la preparación respiratoria, para ampliar la capacidad pulmonar y liberar tensiones gracias a la descarga energética que provoca liberar la respiración. Habida cuenta de que las técnicas de respiración van encaminadas a desbloquear energéticamente, hacer aflorar material inconsciente e inducir estados sutiles, se utilizan a lo largo de cada sesión diversas modalidades en función del momento y del nivel del grupo, desde la respiración completa hasta el pranayama más complejo, pasando por la hiperventilación.

Preparación corporal.

La movilidad es vida. La rigidez es muerte.

Tao Te King

El objetivo de la preparación corporal es facilitar la realización de asana. Se trata de movilizar todas las estructuras corporales a nivel de músculos y articulaciones, con la consiguiente activación y desbloqueo a nivel energético. Se pueden aplicar distintas metodologías en función del grupo y momento, teniendo en cuenta que siempre se practicarán flexiones anteriores y posteriores, lateralizaciones, rotaciones, estiramientos y movilización articular. Al tratarse de una sesión de yogaterapia, esta preparación no se limita al plano físico sino que también se apuntan actitudes psíquicas que contribuyen a la progresión en el trabajo interior.

Técnica para un objetivo.

Dependiendo del diagnóstico del grupo y del objetivo de la sesión, la parte central de la práctica podrá enfocarse desde distintos puntos de vista, utilizando para ello las diferentes técnicas de las que disponemos. Puede llevarse a cabo una respiración con música, siguiendo el esquema de la respiración holotrópica de Grof, para estimular la liberación emocional y el acceso al nivel transpersonal; o bien tratar de potenciar la exploración en base a la relajación física y mental, utilizando yoga nidra; o quizá convenga que el objetivo de la sesión sea la obtención de vigor sereno/fuerza serena (pratyahara), a través de hatha yoga. Puede que interese una potenciación de las relaciones inter-personales y aplicarse dinámica de grupo, con algún tipo de juego gestáltico o desbloquear y activar energéticamente con meditaciones dinámicas o ejercicios de bioenergía. Para la elección de una u otra técnica el profesor debe dejarse llevar por su intuición, generada desde la necesaria conexión con la energía del grupo, que surge a partir de ese primer contacto en la Rueda de Autodiagnóstico y de haber sentido a todas y cada una de las personas desde que entran en el Centro.

3. - INTEGRACIÓN

Se introduce este apartado, sin perjuicio de considerar que la integración es un proceso más o menos largo que irá teniendo lugar en la vida cotidiana. Es deseable que el proceso que pueda iniciarse en la sesión de yogaterapia se complete en mayor o menor medida.

Esta integración se trabaja a partir de la toma de conciencia y posterior afrontamiento del material que ha aflorado, y se enfoca desde la vertiente individual y colectiva a través de relajación o meditación:

Entréme donde no supe,

Y quedéme no sabiendo,

Toda ciencia trascendiendo.

Yo no supe dónde entrar,

Pero, cuando allí me vi,

Sin saber dónde me estaba,

Grandes cosas entendí;

No diré lo que sentí,

Que me quedé no sabiendo,

Toda ciencia trascendiendo

San Juan de la Cruz

Pueden aplicarse técnicas de relajación dirigidas y con visualización para ayudar a integrar, o bien relajación en silencio. Las técnicas de meditación más utilizadas en yogaterapia y aplicadas a un grupo ya constituido y con tiempo de práctica son vipassana y más concretamente, anapanasatti y antar mouna.

Círculo de compartir

El dolor que se calla es más doloroso.

Racine

"Cuando veis a un hombre sabio, pensad en igualar sus virtudes. Cuando veáis a un hombre desprovisto de virtud, examinaos vosotros mismos".

Confucio

La verbalización es la base de este "circulo de compartir". Se utiliza en psicoterapia como un factor más que contribuye a la sanación del proceso. Desde una visión más sutil, se trata de una terapia energética, en ocasiones de comunión.

El grupo se sitúa en círculo respetando el silencio y manteniendo el estado de interiorización y con las manos unidas. Se plantea durante un par de minutos conectar con la energía que cada uno ha experimentado durante la sesión y a partir de ahí, cada miembro del grupo expone su experiencia, respetando también si alguien prefiere no hacerlo.

La sesión puede cerrarse con unos minutos de silencio en el círculo con las manos unidas, tomando conciencia, igual que se empezó, de ese "ahora", de uno mismo, de la energía del grupo sintiendo a cada una de las personas que lo forman, o bien, si es oportuno con:

4.- ABRAZO TÁNTRICO

"La energía espiritual es amorosa, cálida y deliciosa. La gente que no experimenta esta energía no es espiritual, aunque haya practicado disciplinas espirituales durante mucho tiempo".

Dhiravamsa

"Amarás al Señor, tu Dios, con todo su corazón, con toda tu alma y con toda tu mente." Este es el más grande y primer mandamiento. El segundo, semejante a éste, dice: "amarás a tu prójimo como a ti mismo". De estos dos preceptos penden la Ley y los Profetas.

Mateo, 22:37-40

Las distintas formas de amor son como diferentes puertas a la experiencia universal del amor y cualquiera de ellas puede iluminar el camino espiritual. El amor, en cualquiera de sus manifestaciones, no se aprende sino que se reconoce. Todo el mundo tiene cierto conocimiento de lo que es el amor, aunque sólo sea para proclamar su incapacidad de amar o para percatarse de su ausencia.

"Una mujer se acercó a Ramakrishna y le dijo: "He descubierto que no amo a Dios. Se trata de un concepto que no me dice nada en especial". Ramakrishna le preguntó entonces: "¿Hay alguien en este mundo a quien ames?. Y ella replicó: Si. Amo a mi sobrino. Ahí está Él, concluyó Ramakrishna".

El abrazo tántrico puede incluirse en el trabajo de yogaterapia, cuando el curso lleva un tiempo en funcionamiento y el grupo va tomando forma a nivel energético pasando de ser una suma de individualidades, integrado por personas que no se conocen entre sí, a constituir un grupo entregado y abierto, que es la evolución que hemos constatado. El abrazo tántrico es un ejercicio destinado a compartir la energía de amor con los demás, desde el corazón y no desde la cabeza. Es una energía que se va haciendo más tangible conforme nos vamos conociendo, comprendiendo y aceptando cada uno individualmente. Se forma un grupo unido por un abrazo silencioso, abiertos a sentir el amor como la energía más sanadora…

La libertad se halla al final del camino; hasta entonces, tened paciencia.

Buda

10. 37 CONGRESO INTERNACIONAL DE YOGA. YOGA, EDUCACIÓN Y SOCIEDAD. ZINAL 2010

· Educar para Ser: Una enseñanza para conocer, comprender, y amar.

· Ser para educar a través de Swadhyaya: del conocimiento del yo al emerger del ser.

A través de técnicas psico-corporales yóguicas: actitudes de conductas aplicadas tanto a la relación de uno consigo mismo como con el entorno (Yama-Niyama), a través del desarrollo de la atención. Posturas en movimiento (Karanas). Posturas estáticas (Asanas). Técnicas respiratorias (Pranayama). Técnicas de relajación aplicadas en el movimiento y en la quietud. Prácticas de concentración y atención mental (Dharana). Técnicas psicoterapeúticas: dinámicas de grupo desde el enfoque de la psicología transpersonal.

· Otra escuela es posible. Yoga aplicado en el aula

Con objetivos concretos como conocer las posibilidades de la respiración; experimentar la relajación, aprender una metodología eficaz para abordarla; conocer y cuidar el cuerpo; experimentar posturas yóguicas esenciales; desarrollar la capacidad de concentración y atención; aprender a expresarse de una forma más libre y consciente; aprender a identificar y canalizar las emociones; desarrollar la voluntad, la paciencia, sensibilidad, confianza y otros valores humanos que ayudan a recrear sentimientos de amor, solidaridad, empatía, igualdad y libertad; aceptar la realidad de cada vida comprendiéndola y amándola; aumentar la confianza en uno mismo, contribuyendo en definitiva a fomentar una sociedad mejor.

Participan: Carmen Badesa, Eva Gómez, Luis Miguel Ayán, María Domínguez, Pilar Ínigo y Sergio Azón.

ARTÍCULO PARA LA REVISTA AEPY NOVIEMBRE 2010

37 Congreso Internacional de Yoga. Organizado por la Unión Europea de Yoga (UEY)

ZINAL (Suiza) agosto 2010

YOGA, EDUCACION Y SOCIEDAD

SER para educar desde el Yoga

Por Pilar Ínigo

Formadora de profesores de AEPY y el grupo de formación de profesores de Yoga y Yogaterapia de Zaragoza.

“No hay nada que no fluya, no hay nada que permanezca en la memoria”

Xìn Xîn Ming (del tercer patriarca Zen Jianzhi Sengcan)

Historia de un proyecto

Planteada como una manera de aproximarnos a la práctica de Karma Yoga y alentados por lo que tantas veces pedimos en la postura de la demanda, surgió en 2007, en el seno de la Escuela de formación de profesores de Yoga y Yogaterapia que dirijo en Zaragoza, la Asociación Aragonesa de Yoga y Yogaterapia Transpersonal, integrada por todos los alumnos de la Escuela, para desarrollar de forma altruista y voluntaria proyectos que tienen como denominador común acercar el Yoga a la educación y a distintos ámbitos de la sociedad zaragozana, siguiendo las directrices que el Yoga nos propone de que la energía debe fluir, desde la renuncia al propio provecho y en beneficio de los demás.

En estos tres años se ha mostrado el Yoga de forma voluntaria y altruista a varios grupos de población: niños, jóvenes, padres, profesores, adultos con minusvalía psíquica, jóvenes con dificultades de adaptación e internos en centros penitenciarios, y se ha tratado de hacerlo desde la comprensión del Yoga que cada uno tiene y desde el corazón. Además, se han organizado en distintos momentos tres Días de Yoga en el Parque, con el doble objetivo de difundirlo entre los zaragozanos y disfrutar de la práctica en un entorno privilegiado. Todos los proyectos están documentados en un dossier aún no ultimado pero que está a disposición de todos aquellos que os queráis animar en esta tarea que sin esperar frutos da muchos.

Animada por la experiencia de estos años presenté una propuesta de participación en el 37 Congreso Internacional de Yoga, organizado por la Unión Europea de Yoga en Zinal (Suiza), que la AEPY acogió y que definitivamente fue aceptada. El lema de dicho Congreso era Yoga, Educación y Sociedad” y en la medida que encajaba de lleno con los trabajos de nuestra Asociación, consideramos que era una ocasión propicia para dar a conocer y compartir los proyectos comentados e intercambiar criterios.

Acompañada de Luis Miguel Ayan, María Dominguez, Eva Gómez, Carmen Badesa, y Sergio Azón, protagonistas en varios de los proyectos desarrollados, y con el apoyo energético del resto de los demás miembros de la Asociación que se quedaron en Zaragoza sintiéndonos, desarrollamos cinco prácticas matinales, dos talleres teórico-prácticos y una conferencia con los siguientes propuestas: Educar para Ser: una enseñanza para conocer, comprender y amar; Ser para Educar a través de Svádhyaya e Ishvrapranidhana. Otra Escuela es posible: Educar desde el Yoga.

Una propuesta

Una de las conclusiones a las que hemos llegado después de estos tres años de experiencia, es que se puede Educar desde el Yoga, enseñando técnicas yóguicas y sobre todo trasmitiendo con humildad y amabilidad desde el Ser que todos ya somos, extrapolando las cualidades del alma a la educación y a nuestro vivir, confiando cada vez más que la espiritualidad puede ser cotidiana y cercana.

Ahora bien, el gran reto es que hay que Ser para Educar y eso requiere un compromiso con el propio trabajo interior. Patanjali en los Sutras nos hace saber que cuando la mente se silencia el Ser se manifiesta con sabiduría y amor. Se puede y se debe educar desde el Conocimiento y el Amor. Elsa Punset, pedagoga de las emociones, dice: “Ante el mundo hay sólo dos actitudes: o miedo o amor”. El amor es expansivo, el miedo nos paraliza. Nacemos libres, con una inocencia abierta al misterio, a la magia, a la confianza en la vida y al amor al mundo. Si la conservásemos, seriamos siempre creativos y felices. Recibir amor en la infancia, y por supuesto en cualquier etapa de la vida, infunde confianza y seguridad ante el mundo. Pero no es así, hoy en día hay mucho sufrimiento y reina una gran confusión y ante ello hay dos maneras de reaccionar: Una, cayendo en la indignación, el victimismo, la rabia, la proyección, la crítica, el pesimismo, la impotencia, en definitiva la inconsciencia; otra, tratando de instalarnos en una consciencia más amplia que nos invita a vivir según la voluntad del SER. Por ello no se trata sólo de teorizar, filosofar o impartir técnicas, sino de integrar los valores del alma, en especial el Amor, presentes en cada uno de nosotros, en el hacer educativo.

Muchos podemos hacer más, si tenemos en cuenta el fenómeno de los campos morfogenéticos de información, apoyados en la evidencia de que cuando un número de individuos de una especie, suficiente como para crear lo que se conoce como “masa crítica”, adquiere un conocimiento específico mediante un aprendizaje concreto, facilita que el resto de la especie se haga más receptiva a él, o incluso lo adquiera de forma espontánea.

Además, la energía se contagia; la ciencia ha demostrado ya que el observador influye sobre lo observado, luego tal y como nos presentemos ante nuestros alumnos, nuestros hijos, nuestros semejantes, así van a recibir lo que les queramos trasmitir; ahora bien, habrá que empezar por comprometernos nosotros los adultos, padres y profesores que tenemos a nuestro cargo hijos y alumnos en el propio descubrimiento interior. Educar desde el Ser, desde “el sentir” en armonía con “el pensar”, propiciando por igual el funcionamiento de nuestros dos hemisferios cerebrales (uno de los grandes efectos de la práctica de Yoga); educar desde la humildad con los conocimientos que cada uno tiene, y también desde la comprensión amorosa, desde la presencia serena y armónica que desde el discernimiento Ama.

Las prácticas

El objetivo en las prácticas matinales y en los dos talleres teórico-prácticos que realizamos en Zinal fue aproximarnos a esa vivencia del Ser, a partir de Yogascittavrttinirodhah (1); más allá de la mente condicionada que lo nubla todo, impidiéndonos conectar con lo más esencial, la capacidad de Amar que todos poseemos pero que tanto nos cuesta reconocer, experimentar y compartir.

Las prácticas matinales nos permitieron despertar individualmente y en grupo.

La confianza básica en la sabiduría innata del corazón estuvo presente cada día. Santosha (2), actitud imprescindible si aspiramos a Ser, a través de la sonrisa esbozada, serena, desde la comunicación que no conoce barreras idiomáticas, ni culturales y que siempre nos devuelve al presente permitiéndonos reconocer cómo la pequeña mente condicionada opera rememorando un pasado que ya no existe e ideando un futuro, que está por venir para volver a ser presente. Siempre el presente continuo, instante tras instante…. ese contento de sentirnos privilegiados con una tarea que realizar, nos sentimos desde el corazón, desde la comprensión amorosa que nos da el reconocernos a nosotros mismos, más allá de raga (3), y dvesa (4) y sabernos no diferentes del otro, no separados, aproximándonos a esa experiencia anhelada de No-dualidad.

A través de Asana, Pranayama y Dharana nos supimos más conscientes, sabiendo que sólo es un paso, tras otro…, gracias a sentir con nuestros cuerpos en las posturas, escuchando las tensiones, en ocasiones el dolor que esconde tristeza o rabia no expresadas; en otros momentos conectando con la fuerza serena que nos anima a seguir caminando con confianza y amabilidad, con la alegría de Ser, más allá del yo que se cree muy importante, y sobretodo experimentar el amor que en esencia todos somos ya, en este instante, aunque en ocasiones nos duela sentirlo.

Svádhyaya evocado durante las sesiones desde “el darse cuenta”, desde el sentir, haciéndonos más conscientes del momento en el que nos encontramos, del recorrido que estamos haciendo, de dónde estamos ahora mismo y de los obstáculos que actualmente tenemos delante. Dándonos cuenta más allá de la autocrítica dañina, en ocasiones de la culpa, adoptando una actitud de confianza en el desarrollo del proceso, trascendiendo el pequeño ego que cree controlarlo todo, abandonándonos a la experiencia y aceptando que estamos donde tenemos que estar y viviendo lo que tenemos que vivir. En este sentido recordar la máxima recogida en el libro “La Mirada Interna”, de autor anónimo: No importa dónde estés, lo que tienes que saber es que tú no lo has elegido.

La referencia constante a Ishvrapranidhana (6) nos permitió aproximarnos a comprender la experiencia de confiar, de abandonarnos al momento presente, sea cual sea su manifestación, desde la conciencia testigo que no juzga, no analiza, y que simplemente es consciente; desde la ecuanimidad, tomando conciencia de lo ilusorio de creer que somos nosotros, por medio de nuestra limitada mente racional, los que controlamos y dirigimos nuestras vidas. Nos abrimos a la comprensión del Ser que ya somos, desde el Discernimiento y el Amor.

Todo ello nos permitió darnos cuenta de que, al igual que el río alpino cuyo sonido nos acompañó durante la semana, todo está continuamente fluyendo, facilitando el dejarnos ir en la corriente de la vida; darnos cuenta que podemos vivir sintiendo la libertad del instante presente, la eternidad del no tiempo.

El silencio surgido de forma natural al final de las prácticas y nuestras mentes enfocadas y concentradas hacia el momento presente que se transformaba en un abrazo único del grupo, que vivía, sentía, fluía y respiraba unido, cantando en alguna ocasión un mantra en castellano:

Vivir, sentir, fluir

Y al cielo sonreír

Escuchar, aceptar, abrazar

Y todos juntos respirar

Zinal fue toda una experiencia envuelta en alegría. Fuimos UNO, el espacio, la energía nos llevó a Ser sin pensamiento y todo fue fácil, alegre, intenso, compartido. La energía se contagia, y pudimos comprobarlo experimentando. Los que estuvimos allí hemos traído el compromiso de difundirlo, animando a que cada día, y también en Zinal 2011, seamos más en compartir y contagiar lo que Yoga nos muestra: un camino hacia el interior de cada uno de nosotros donde mora el SER.

Agradecimientos

Por todo esto, gracias al Yoga, a los que nos han precedido en su trasmisión, a los que han abierto camino, a todos aquellos que en los años 70 iniciaron esta andadura de compartir durante cinco días con practicantes de Yoga de toda Europa esta ciencia milenaria, a la UEY por esta apuesta a favor del entendimiento y la comprensión desde lo que nos une y no desde lo que nos separa.

Gracias a todos los formadores y profesores de nuestra Asociación (AEPY) que llevaron a Zinal en años anteriores su forma de hacer y sentir el Yoga, que es posible que algún día sea patrimonio de la humanidad. Por cercanía, a Conchita Morera y Manuel Morata que nos han transmitido su propia experiencia en anteriores ediciones de Zinal, aportando valiosas enseñanzas; A mis compañeros del Comité Pedagógico, en especial a Pilar Luna, compañera en este viaje; a Miquel Gabarro y Ramón Marpons, participantes en el Congreso anterior, que dejaron su estela; a Amable Díaz, que nos animó durante dos años a presentar el proyecto; a Sergio Azón, que ha puesto corazón y alma para que el Congreso se desarrollara de forma eficaz y armoniosa, y a Neelam Olalla y el Om modulado que de ella aprendimos, que envolvió el final de muchas de nuestras sesiones.

Gracias al grupo que fuimos en Zinal, a Eva Gómez que impecable y entregada tradujo al inglés las sesiones y nos permitió compartir con practicantes y profesores europeos; a Marga, Carmen, Mylene, Mercé, Pilar, Sergio, Clara, Paquita, Eva, María, Rodolphe, Miriam, Charles, Luis Miguel, Lidia, Pepa, Ramon, Mikel, Genma,… a todos con los que compartimos prácticas, talleres, conferencias, cantos, paseos, comidas con tertulia, bailes, los “bonjour” de cada mañana y el silencio a lo largo de estos días.-

Notas a pie de página:

(1) Yoga es el estado del ser en el que el movimiento ideacional electivo de la mente se retarda y llega a detenerse.

(2) Quieto contento.

(3) El apego al goce.

(4) El odio. El rechazo.

(5) El estudio de si mismo.

La entrega