lunes, 28 de marzo de 2011

PROGRAMA DE APOYO PSICOLÓGICO DESDE EL YOGA Y LA YOGATERAPIA , PARA MUJERES EXCLUÍDAS SOCIALMENTE EN ORISSA ( INDIA)



YOGA Y YOGATERAPIA: UN VIAJE AL INTERIOR DE NOSOTROS MISMOS

Actualmente el Yoga es muy conocido y practicado
en nuestro país. Está de moda. Muchas personas creen
saber lo que es, identificándolo con hacer posturas
más o menos difíciles. Sin embargo, Yoga es un término
que incluye mucho. Sus orígenes se remontan al año
4000 antes de Cristo, documentados por excavaciones
arqueológicas llevadas a cabo en los enclaves de
Mohenjo-Daro y Harappa, que revelaron la existencia
de una civilización avanzada, culta y pacífica en
la que se supone ya se conocía la ciencia yóguica
por representaciones de personas en posición de
meditación que aparecen en la cerámica encontrada.
En sus orígenes era secreto y trasmitido exclusivamente
de maestro a discípulo. En nuestros días su conocimiento
está al alcance de todos. Prueba a pinchar en Google
“YOGA” y surgirán aproximadamente 444.000.000 pá-
ginas, además de una bibliografía extensísima que va
desde las traducciones de los textos clásicos hasta
infinidad de interpretaciones y ensayos sobre sus
variadas Vías (Hatha, Raja, Jnana, Karma, Bhakti Yoga,
etc.).
Porque hacer posturas con el cuerpo quizá es el
comienzo, pero Yoga Es mucho más: Una aventura
hacia el interior de nosotros mismos dónde se nos dice
está la respuesta.
YOGA EL ARTE DE PARAR
En los últimos tiempos ha cambiado el perfil del
practicante de Yoga. Mientras hace unos años la
mayoría de las personas que se adentraban en su
práctica buscaba sobre todo obtener una mejora
corporal, especialmente en dolencias relacionadas
con la columna vertebral, en la actualidad un alto
porcentaje de los que se inician en Yoga lo que buscan
es encontrar el sentido de su vida, una respuesta a
su inquietud reflejada en una experiencia de vida
quizá cómoda, resuelta pero que se percibe como
“no completa”, situándonos en un espacio de vacío
existencial. Del Yoga se dice que es EL ARTE DE PARAR.
Y es parando cuando podemos empezar a VER lo que
nos pasa, lo que sentimos.
En esta sociedad en la que vivimos tan convulsionada
y en la que las prisas son el ingrediente principal de lo
cotidiano, suele concurrir que la tensión en la que se
vive, generada en la mayor parte de las ocasiones
por un no afrontamiento de la realidad presente,
activando casi continuamente una conducta de huída,
da lugar a somatizaciones corporales (enfermedad
psicosomática cada vez más estudiada por la Ciencia), que se traducen en contracturas musculares,
úlceras nerviosas, tensión esencial y a estados de dolor
generalizado, desmotivación, inquietud, infelicidad.
Por lo general el remedio que se nos ofrece es a base
de antiinflamatorios, relajantes musculares, ansiolíticos
o antidepresivos. Es un tratamiento fácil de llevar a
cabo, no requiere ningún esfuerzo, alivia y anestesia
la vivencia displacentera, pero quizá no resulta eficaz,
no resuelve. Ningún medicamento puede erradicar la
tristeza, insatisfacción, desmotivación, ni puede darnos
la respuesta a lo que nos pasa y la fuerza necesaria
para seguir adelante con ilusión. Esa fuerza surge sólo
del interior de nosotros mismos.
Grandes Maestros nos han dicho a lo largo de la
historia “Mira en tu interior”, la respuesta está dentro.
La frase “Conócete a ti mismo” inscrita en la puerta del
templo de Apolo en Delfos, orienta a los seres humanos
a que exploremos nuestra realidad interior, donde se
encuentra todo lo que necesitamos para poner fin a
nuestro sufrimiento y alcanzar la plenitud que tanto
anhelamos.
Así que hay un momento en nuestra vida que nos
damos cuenta que la solución nunca viene de fuera,
que escapar de uno mismo, en muchas ocasiones con
fármacos, no es la solución, porque el vacío existencial
no se llena, sino se ve y se aprende a aceptarlo. Y quizá
nos planteamos empezar Yoga porque dicen que
va muy bien…. Y la aventura comienza si queremos
vivirla…
YOGA Y YOGATERAPIA
En la exploración de ese “viaje hacia el interior”
y en el contexto e idiosincrasia de nuestra cultura
occidental surge la Yogaterapia, una metodología que
combina la práctica de Yoga con la aplicación de
técnicas terapéuticas enmarcadas en la Psicoterapia
Transpersonal.
En las sesiones de Yogaterapia se aplican técnicas
específicas de Yoga, que incluyen técnicas de
relajación, trabajo con el cuerpo y la mente a través
de Asana (postura corporal), Pranayama (técnicas
de respiración) y Dharana (Concentración) y técnicas
psicológicas como la Psicosíntesis de Roberto Assagioli,
sobre todo en su apartado de Subpersonalidades, la
Respiración Holotrópica de Stanislav Grof, la Bioenergía
de Alexander Lowen, el Focusing de Gendlin, pasando
por dinámicas de grupo inspiradas en la Psicología
Humanista. 0
En Yogaterapia se trabaja además en el contexto
de un grupo que interactúa y que cumple una doble
función de referencia y apoyo a la persona en su
proceso.
Yoga y Yogaterapia brindan un marco, nos ofrecen
“mapas” para recorrer y vivenciar una aventura, un
apasionante viaje hacia el interior de nosotros mismos
dónde está la respuesta que buscamos. Un viaje de
afrontamiento hacia lo que nos pasa, hasta la raíz del
problema. En Yogaterapia se aplica la frase de James
Baldwin que dice : “No todo lo que se afronta puede
cambiarse, pero nada puede cambiarse hasta que se
afronta”.
Así que uno comienza su práctica anhelando no
se sabe muy bien qué y se encuentra iniciando un
proceso de autoconocimiento que le lleva a asumir
un compromiso con su propio desarrollo personal, una
transformación interior que propicia la apertura a la
dimensión espiritual, que desde luego no tiene que ver
con creencias religiosas o dogmas y sí con el AMOR que
emerge de forma natural en el proceso de conocerse
a sí mismo.
En el mundo no hay más que dos actitudes, o
MIEDO o AMOR
Para que nuestra mente deje de vivir en guerra con
el mundo, primero hemos de llenar nuestro corazón de
amor.
“Alguien en el amigo Google”
ASMSS Y AAYYT COMPARTEN UN
PROYECTO EN ORISSA DESDE EL YOGA
Y LA YOGATERAPIA
Qué es AAYYT?
La Escuela de Formación de profesores de Yoga y
Yogaterapia de Zaragoza trabaja con estos mapas, y en
este viaje hacia el interior de cada una de las personas
que la integramos, unas cuantas están ejerciendo el
voluntariado para compartir lo que van aprendiendo
y comprendiendo con otras personas que también
buscan. Así surge la Asociación Aragonesa de Yoga y
Yogaterapia Transpersonal (AAYYT, la sigla parece un
grito de sufrimiento, pero se dice que el sufrimiento es lo
que más nos hace avanzar), cuyo principal objetivo es
compartir lo que el Yoga y la Yogaterapia nos ofrecen
para hacer más comprensiva esa aventura de la que
hemos hablado hacia el interior de nosotros mismos.
La Asociación se planteó como una manera de
aproximarse a la práctica de una de las formas de
Yoga que se considera de obligado cumplimiento, el
Karma Yoga: la acción que no espera recompensa,
que renuncia a sus frutos.
En los tres años que llevamos desarrollando proyectos
en distintos ámbitos sociales, hemos acercado el Yoga
a niños, jóvenes, padres, profesores, personas con
discapacidad física y psíquica, internos en centros
penitenciarios, personas con marginalidad social,
ancianos, etc. Siempre en Aragón y ahora en Orissa.
Proyecto en Orissa
Desde hace años colaboramos con la Asociación
de Amigos de Subhadra Mahatab Seva Sadan (ASMSS)
Orissa (India) y en una de esas colaboraciones, gracias
a la iniciativa, el empuje y el poder de convicción de
Esther, coordinadora de este proyecto, va a ser posible
que desde el Yoga y la Yogaterapia podamos compartir
estos mapas, estas herramientas y todo nuestro cariño
con un grupo de mujeres en Orissa.
Se está gestando desde hace unos meses llevar a
cabo un Programa de apoyo psicológico y crecimiento
personal para un grupo de mujeres en riesgo de
exclusión acogidas en el centro Swadhar de Gopalpur
on Sea. Orissa. (India)
Desde hace unos meses, venciendo las dificultades
que las “agendas” personales nos presentan, hemos ido
reuniéndonos un grupo vivo y cambiante de mujeres
para que este proyecto salga adelante: Esther, Gemma,
Patricia, María Ángeles, Eva, Carmen, Ruth, Pilar… han
contribuido a su gestación. Y en estos momentos ya
tiene forma, algo de financiación (la CAI subvenciona
parte del proyecto) y voluntarias para llevarlo a cabo
“in situ”. Pero aún sigue gestándose y está abierto a
todas/os los que queráis aportar ideas, propuestas,
tiempo, etc.
Entre los objetivos que nos hemos planteado están:
ayudar al grupo de mujeres a conseguir un cierto grado
de autonomía, a ser asertivas, a generar espacios que
favorezcan el surgimiento, desarrollo y transmisión
de emociones positivas, individuales, grupales y
comunitarias; en definitiva contribuir a mejorar la salud
psicológica-emocional de las internas en el centro
Swadhar, trabajando la recuperación y reconstrucción
de las potencialidades de cada participante, mejorar
su autoestima manejando estados emocionales de
inferioridad y culpabilidad, desarrollando autosuficien-
cia emocional y económica para favorecer su
integración social.
Durante el periodo de desarrollo de este proyecto en
el centro Swadhar se va a llevar a cabo un seguimiento
pormenorizado, evaluando día a día cada una de las
sesiones que se impartan y recogiendo a través de
cuestionarios y testimonios la repercusión que vaya
teniendo en el grupo. Hay voluntad de darle la máxima

No hay comentarios:

Publicar un comentario